La información proporcionada por Mundo Crypto a través de su página web solo puede ser considerada para fines informativos, sin que constituya ni pueda ser interpretada como una recomendación en materia de inversión ni ningún otro tipo de asesoramiento financiero, fiscal, legal o de otro tipo de cualquier naturaleza, ni puede servir de base para ningún contrato, compromiso o decisión de ningún tipo. Las posibles menciones a rentabilidades pasadas que puedan ser realizadas a través de la página web no podrán ser tomadas en consideración como un indicador fiable de rentabilidades futuras.
El usuario comprende y acepta que cualquier decisión que adopte sobre la base de cualquier información proporcionada a través de la página web de Mundo Crypto, la adopta bajo su propio riesgo.
La inversión en criptoactivos no está regulada, puede no ser adecuada para inversores minoristas y perderse la totalidad del importe invertido. Es importante leer y comprender los riesgos de esta inversión que se explican detalladamente a continuación.
Producto de inversión de alto riesgo:

  1. El valor de las inversiones y el rendimiento obtenido de las mismas puede experimentar significativas variaciones al alza y a la baja, pudiendo perderse la totalidad del importe invertido.
  2. Las inversiones en proyectos en etapas tempranas suponen un alto nivel de riesgo, por lo que resulta necesario entender adecuadamente su modelo de negocio.
  3. Los criptoactivos del ámbito de la Circular 1/2022, de 10 de enero, de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, relativa a la publicidad sobre criptoactivos presentados como objeto de inversión, no están cubiertos por mecanismos de protección al cliente como el Fondo de Garantía de Depósitos o el Fondo de Garantía de Inversores.
  4. Los precios de los criptoactivos se constituyen en ausencia de mecanismos que aseguren su correcta formación, como los presentes en los mercados regulados de valores.
  5. Muchos criptoactivos pueden verse carentes de la liquidez necesaria para poder deshacer una inversión sin sufrir pérdidas significativas, dado que su circulación entre inversores, tanto minoristas como profesionales, puede ser muy limitada.

Riesgos propios de la tecnología:

  1. Las tecnologías de registros distribuidos se encuentran todavía en un estadio temprano de maduración, habiendo sido muchas de estas redes creadas recientemente, por lo que pueden no estar suficientemente probadas y existir fallos significativos en su funcionamiento y seguridad.
  2. El registro de las transacciones en las redes basadas en tecnologías de registros distribuidos funciona a través de protocolos de consenso que pueden ser susceptibles a ataques que intenten modificar dicho registro y, en caso de tener éxito estos ataques, no existiría un registro alternativo que respalde dichas transacciones ni por tanto a los saldos correspondientes a las claves públicas, pudiéndose perder la totalidad de los criptoactivos.
  3. Las facilidades de anonimato que pueden aportar los criptoactivos los convierten en un objetivo para los ciberdelincuentes, ya que en el caso de robar credenciales o claves privadas pueden transferir los criptoactivos a direcciones que dificulten o impidan su recuperación.
  4. La custodia de los criptoactivos supone una responsabilidad muy relevante ya que pueden perderse en su totalidad en el caso de robo o pérdida de las claves privadas.

Riesgos legales:
La aceptación de los criptoactivos como medio de cambio es aún muy limitada y no existe obligación legal de aceptarlos.
Con carácter general los proveedores de servicios tienen su domicilio social fuera de la UE, y por tanto, la resolución de cualquier conflicto podría resultar costosa y quedar fuera del ámbito de competencia de las autoridades españolas. EVIVA E D COMPUTER TRAINING L.L.C., empresa dedicada al desarrollo de actividades de información y educación en el ámbito de la tecnología blockchain y los criptoactivos, presta sus servicios desde Emiratos Árabes Unidos, y por tanto, la resolución de cualquier conflicto podría resultar costosa y quedar fuera del ámbito de competencia de las autoridades españolas.
El inversor puede no disponer de los criptoactivos cuando estos estén en monederos digitales («wallets») de un proveedor de servicios de custodia y no tener acceso a las claves privadas para el control de los criptoactivos. En tal caso deberá disponer de una contraseña que le permita acceder a su cuenta para la realización de la transacción correspondiente, previa confirmación del proveedor de servicios.